25/5/09

¡ Ay, patria mía!

María de las Mercedes Rodríguez Sáenz refleja, en el poema de la presente entrada, el sentir de las generaciones que crecieron al amparo del amor a la Patria, partiendo del respeto a las autoridades y a las instituciones, amor estimulado en el seno de la familia cristiana.

PREOCUPACIÓN

Quién habrá de velar por ti
si la paloma emprendió vuelo
y el gorrión no trabaja
aunque carezca de nido
en el frío
de la madrugada.

Quién habrá de velar por ti
si las águilas descansan
en los altos picos
el búho está bizco
los murciélagos son ciegos
además asustan
los lobos, acechan.

Quién vela por ti,
patria mía,
si todos los héroes
han muerto
hace tiempo
los jóvenes emigran.

Quién, patria,
se hará cargo de ti
tampoco yo
supe cuidarte
cuando debí velar.

Patria, no duermas,
te has quedado sola
en la noche
y ya es de día.

25 de mayo de 2009

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Entiendo que todos tenemos esa preocupacion, la Patria ha quedado
sola, es como si nadie velara por
ella.
Solo Dios puede mirar con amor a nuestra querida Argentina. Amen

ETELVINA

Anónimo dijo...

Gracias, Etelvina.
Ciertamente que Dios está velando por ella. Hasta que nosostros, los argentinos, todos despertemos y actuemos como ÉL manda.
Gracias también por los versos que enviaste desde el sol del Paraguay.
Eva Lucero de Ortega

Guirroma dijo...

hola EVA,Y AUN ASI NO HACEMOS NADA PARA QUE DIOS NOS MIRE,SOMOS DESAGRADECIDOS A TODO LO QUE CON TANTO AMOR NOS PRODIGO.
UN ADMIRADOR.

Anónimo dijo...

NO CREO QUE LA PATRIA SE HAYA QUEDADO SOLA, MIENTRAS HAYA ESTOS BLOGS Y HAYA POETAS QUE LOS ESCRIBAN, LA PATRIA ESTÁ PRESENTE Y ESTÁ RECLAMANDO CORDURA A TODOS NOSOTROS. TENGO ESPERANZAS QUE NOS DEMOS CUENTA DE TODO ESTO Y QUE SALGAMOS A DEFENDERLA CON LA PLUMA Y LA PALABRA. OJALÁ DIOS NOS AYUDE EN SU GRAN MISERICORDIA.
ELSA LORENCES DE LLANEZA

Anónimo dijo...

Gracias, Elsa, por confiar en los poetas para cantar a la Patria. María de las Mercedes es una exquisita poetisa cristiana y describe increíblemente bien desde una cosmovisión cristiana las realidades humanas. Las comprende con la mansedumbre de Cristo y las dice con la firmeza que Él tenía para decir las cosas.
Un abrazo literario para vos y otro para nuestro amigo Guirroma.
Eva Lucero de Ortega